El Marcapaso

 

El objetivo es que los pacientes hagan su vida normal luego de instalado este dispositivo; sólo requieren control periódico y  simples cuidados para optimizar el  funcionamiento e ir chequeando la vida útil del mismo.

El número de indicaciones de marcapaso ha ido en aumento. Por un lado se están diagnosticando más pacientes que lo necesitan, y por otro porque se ha ampliado el espectro de pacientes respecto de la edad. Hasta hace algunos años pacientes de 80 años eran descartados para un marcapaso. Hoy ésta ya no es una contraindicación.

El marcapaso es un dispositivo que se implanta en los pacientes para reemplazar o controlar parte o la totalidad de la función eléctrica del corazón que con su estímulo, originado en la parte alta del miocardio, logra que éste se contraiga y bombee la sangre. Como el circuito puede fallar en cualquiera de los segmentos, el dispositivo ayuda en su correcto funcionamiento.

Tanto en pacientes jóvenes, como adultos o personas de la tercera edad, existen varias patologías que provocan la necesidad de un implante de marcapaso.

La Dra. Marianella Seguel, jefa de la Unidad de arritmias del Instituto Nacional del Tórax, médico electrofisiólogo de Clínica Las Condes y actual Presidenta del Departamento de Arritmias de la SOCHICAR, cuenta que hay trastornos del sistema eléctrico que se derivan, por ejemplo, de una enfermedad del nodo sinusal, que es el que comanda los impulsos eléctricos, frecuente en pacientes mayores; pero también hay casos de jóvenes que presentan un bloqueo aurículo-ventricular completo congénito, por ejemplo, que requieren un marcapaso a edades precoces de la vida.

“A veces se produce la necesidad de un implante de marcapaso, después de una cirugía cardíaca de una válvula mitral o aórtica; también en los casos de una intervención coronaria, que es menos frecuente; e incluso,  posterior a procedimientos de electrofisiología”, agrega la especialista.

Además, según la patología de cada paciente, y de las condiciones generales de cada uno, es la cantidad de electrodos que se implantarán. Hay quienes tienen arritmias auriculares o se encuentran muy limitados por su estado de salud, en los que se implanta un marcapaso unicameral; pero en  general, hoy se recomienda a la mayoría un marcapaseo secuencial o bicameral.

Los pacientes con insuficiencia cardíaca, son casos ---especiales, por lo que requieren un resincronizador, que es un tipo especial de marcapaso que incluye 3 electrodos que se colocan en la aurícula derecha, ventrículo derecho y en el ventrículo izquierdo y que mejora el funcionamiento del corazón

Insertando un marcapaso

El implante del marcapaso es un procedimiento frecuente, y de cirugía menor; por lo general requiere una hospitalización corta, 24 horas es suficiente, aunque en casos excepcionales se puede prolongar un poco más.

El paciente llega al recinto hospitalario el mismo día de la cirugía, en ayuna, sin necesidad de una preparación especial, más que el haber suspendido su tratamiento de fármacos habituales, correspondiente a su patología de base. El procedimiento de implante del marcapaso dura entre una hora y media y tres; es una cirugía menor que se hace con anestesia local en la zona donde se hará la incisión, que por lo general es bajo la clavícula izquierda. Para que el paciente esté tranquilo, sin dolor y cómodo durante toda la intervención, es sedado.

La Dra. Seguel relata a grandes rasgos el proceso de implante del marcapaso. “La incisión es de 6 cm. de longitud aproximadamente, haciendo lo que se llama un bolsillo subcutáneo, una especie de saquito donde va a ir puesta la batería del marcapaso. Luego, a través de una punción de la vena, o a veces de una disección de ésta misma, se colocan ya sea uno, dos, o tres electrodos que se van desplazando hasta llegar dentro del corazón, y se colocan en distintas partes, en las aurículas, o en los ventrículos, según lo que  necesite cada paciente”, explica.

Entre los medicamentos suministrados al paciente, además de la anestesia local y el relajante, una vez en recuperación se le reproporciona analgésicos como paracetamol y/o antiinflamatorios. Durante las siguientes 24 horas, se hará uso de antibióticos, en forma de prevención. Se controlará una  radiografía de tórax y luego el paciente debe retomar su tratamiento de base habitual, para las patologías que él tenga previamente- Lo que si se retarda es el reinicio de la anticoagulación oral -en el caso de los pacientes que lo tomaban-, porque éstos pueden favorecer la aparición de hematomas, transformándose en una complicación del implante del marcapaso.

 

Después de…

A pesar de que no existen contraindicaciones para llevar a cabo un implante de marcapaso, debe considerarse el hecho de estar bajo el efecto de anticoagulantes, por el alto riesgo de producir una hemorragia durante la intervención; pero basta con cortar el tratamiento un par de días antes a la cirugía, o usar uno de vida media más corta, que pueda suspenderse entre 8 a 12 horas“.

Si bien los cuidados que debe tener el paciente luego de la inserción del marcapaso son mínimos, de todas formas hay que estar atentos. “Primero hay cuidados de la herida operatoria, que como todas hay que esperar antes de mojarla –para evitar riesgo de infección-, además se debe tener precaución durante los primeros días con la movilización del brazo izquierdo –que tiene relación con la zona del implante-, para evitar el desplazamiento de los electrodos; esto se logra mediante un reposo relativo de un par de días”, sostiene la cardióloga.

Entre diez a catorce días después de la cirugía, los pacientes deben asistir a un control programado por el médico en el que se evaluará al paciente, se examinará especialmente la zona de la herida operatoria y se realizará la revisión del marcapaso, utilizando un aparato especial llamado programador, con el que se ajusta el dispositivo.

Después del primer control, éstos se distancian un poco. Hay uno al mes del implante, más tarde a los tres meses, y luego se van siguiendo cada seis meses, para así chequear el marcapaso, verificar su correcto funcionamiento, evaluar cómo está la batería, sobre todo cuando han pasado varios años y se acerca el período de cambio.

Cuando las personas enfermas del corazón se vuelven muy dependientes del marcapaso y lo usan permanentemente, la batería dura menos, al contrario de quienes lo usan ocasionalmente. La velocidad con que se consume la pila también depende del voltaje o de la energía que se esté gastando, pero en promedio un marcapaso puede durar fácilmente seis años.

El dispositivo de manejo del ritmo trabaja acorde a la necesidad de cada persona. “Hay quienes deben usarlo de manera permanente, los llamados pacientes dependiente de marcapaso, ya que si no tienen esta estimulación no tienen ritmo cardíaco, lo que les provocaría la muerte. Así también, hay quienes lo necesitan sólo ocasionalmente”, sostiene la especialista.

El marcapaso es un sistema muy “inteligente” que tiene muchas funciones, y el médico especialista, el electrofisiólogo, es el encargado de programarlas y optimizarlas en beneficio de cada paciente. A medida que se van realizando los chequeos, se evalúa cuál es la mejor programación para cada uno, a quién le va a favorecer la estimulación, y a quién se le dará preferencia a un ritmo más bien propio.

“Es posible programar la frecuencia cardíaca mínima, la máxima, los tiempos de demora de la transmisión de los impulsos eléctricos dentro del corazón, si hay alguna función especial que se le va activar frente a una taquicardia o una arritmia del paciente; hay varias funciones que son programables en beneficio de una mejor calidad de vida y de que el paciente se sienta mejor”, destaca la Dra. Seguel.

 

Saber cuidarse

Los controles son muy importantes, porque se evalúa qué va pasando con el paciente, si requiere nuevos fármacos, o un ajuste en los tratamientos médicos, y según eso se va programando a la par el ajuste del marcapaso.

“En cada visita médica, el doctor conversa con el paciente, le pregunta sobre los síntomas, o molestias que ha sentido; se realiza un examen físico que se centra en la herida operatoria, es importante que ésta se vea sana, que los electrodos no estén muy protuyentes, porque puede haber un riesgo de erosión de la piel y eso conlleva una infección; y que el bolsillo en sí, que está debajo de la clavícula, se vea sano, sin signos de infección”, explica la cardióloga.

Para el médico es importante preguntar qué fármacos está consumiendo el paciente, ya que alguno podría interferir con la actividad eléctrica del corazón. Luego, se coloca un programador sobre la pila, con un cabezal que es un interrogador, con eso y con un computador especial se chequea. “Se recibe información de cuánto tiempo ha usado el marcapaso, en qué frecuencia cardíaca se ha movido el corazón, si acelera o no frente a una actividad física, si ha tenido algún tipo de arritmia; posteriormente, se hacen ciertas pruebas de funcionamiento para evaluar que los cables estén bien, y la batería en buenas condiciones”, cuenta la doctora. Una vez terminado el chequeo, se programa el dispositivo según lo que el médico estime conveniente.

Es necesario volver a mencionar la importancia de asistir a los controles del dispositivo, ya que hay casos en que al cambiar la batería, el electrodo se va dañando, deteriorando, lo que provoca alzas de los umbrales, es decir, de la energía que el marcapaso está utilizando. La Dra. Seguel explica que en estos casos cuando el paciente es joven, es preferible cambiarle el electrodo, para que aumente la vida útil de la batería.

Durante el chequeo también se puede verificar si es que hay un rechazo del marcapaso, a pesar de que sean situaciones muy excepcionales. Hay pacientes que desarrollan una alergia, por lo que deben cambiar la batería que usan por una de oro.

Según estima la Dra. Seguel, actualmente en el sistema público se implantan alrededor de 2.600 marcapasos al año, y es que incluso hay casos de niños, de entre dos y tres años, con  bloqueo aurículo-ventricular completo que requieren del dispositivo. Por esto la Sociedad Chilena de Cardiología recomienda practicarse un chequeo completo una vez al año, principalmente aquellas personas con antecedentes familiares de patologías cardíacas.

Cuide su corazón.

 

 

Notas:

  • El tiempo de duración de la batería, es de aproximadamente 8 a 10 años estando determinado por la frecuencia cardíaca propia y el grado de utilización que el corazón haga del marcapaso.

 

  • El implante del marcapaso es un procedimiento frecuente, y de cirugía menor; por lo general requiere una hospitalización corta, 24 horas es suficiente, aunque en casos excepcionales se puede prolongar un poco más.

 

  • El marcapaso es un sistema muy “inteligente”, con muchas funciones, y el electrofisiólogo, es el encargado de programarlas y optimizarlas en beneficio de cada paciente. A medida que se van realizando los chequeos, se evalúa cuál es la mejor programación para cada uno. 

 

  • No confundir

Hay otros dispositivos que la gente los llama marcapasos. Estos son los desfibriladores, que tienen añadida la función de un marcapaso como parte de su labor, pero la función principal no es esa, sino que es el detectar y tratar arritmias malignas y graves.

También, por lo general las personas tienden a confundir el marcapaso con un bypass. “Éste es un corto circuito que se genera en forma artificial, anatómico, mediante la cirugía coronaria que busca mejorar la circulación de la sangre por las arterias coronarias, saltando su segmento estrecho, y llegando a un territorio que tiene un flujo normal”, comenta la Dra. Seguel.

 

  • Glosario:

Marcapaso unicameral: trabaja en una de las cámaras del corazón (aurículas o ventrículos)

Marcapaso bicameral: trabajan en las dos cámaras del corazón de manera simultánea y coordinada.

 

Cuidados Postoperatorios:

  • Mantenga el área de la incisión limpia y seca.
  • Retome sus actividades normales, como el trabajo, apenas se haya recuperado de la intervención.
  • Espere 10-12 dias antes de volver a conducir.
  • Espere entre 4 a 6 semanas para realizar grandes ejercicios, principalmente con la parte superior del cuerpo.
  • Manténgase alejado principalmente de equipos médicos, que al ser dispositivos con poderosos imanes o campos eléctricos, pueden interferir con el buen funcionamiento del marcapaso. Los artefactos domésticos, como calientacamas, hornos microondas, entre otros, no lo alteran de manera significativa.
  • Asista a los chequeos médicos para examinar el estado de la batería, y el buen funcionamiento del marcapaso.

 

Síntomas que pueden corresponder a un mal funcionamiento del marcapaso

  • Dificultad para respirar.
  • Dolor torácico.
  • Sensación de palpitaciones, sensación del latido cardíaco en la pared del tórax
  • Alteración del ritmo cardíaco: irregular, más alto, o más bajo de lo programado.
  • Hinchazón de las extremidades (piernas, tobillos, brazos, muñecas)
  • Mareos.
  • Debilidad o fatiga prolongada.
  • Pérdida de conciencia.

 

Recuerde

  • Lleve consigo la tarjeta de identificación de portador de marcapaso, proporcionada por el proveedor, y que incluye sus datos y los del dispositivo
  • Mantenga disponible el carné de  control de su marcapaso y llévelo a cada control
  • Antes de realizarse cualquier examen o procedimiento (cirugía, radioterapia, ultrasonido, resonancia nuclear magnética), informe que es portador de marcapaso.
  • Evite acercarse por períodos prolongados de tiempo a fuentes de energía electromagnéticas.
  • Cumpla correctamente su terapia farmacológica y asista a los controles con su cardiólogo, aunque se sienta bien.
  • Acuda a los controles del marcapaso, con su electrofisiólogo o en lugar especializado en ello

 

Calculadora IMC

Sochicar


Esta Página fue Desarrollada con
el Apoyo de MSD Chile