LA VIDA DESPUÉS DE

Foto Dr. Michael Howard

Cirugía de Válvula Cardíaca

Las válvulas deben permitir el buen paso de la sangre de una cavidad del corazón a otra, en forma unidireccional, de manera fluida y fácil al abrirse; además, de evitar el retorno de ésta cuando el músculo bombea. Pero si no están funcionando adecuadamente, éstas necesitan ser reparadas o reemplazadas.

 

El corazón está compuesto por cuatro válvulas: aórtica, mitral, pulmonar y tricúspide; éstas se pueden enfermar de distinta manera, principalmente las dos primeras. Por ejemplo cuando se sufre de estenosis o estrechez, el paso fluido de la sangre está impedido; en el caso de la insuficiencia, la válvula no cierra bien y se devuelve la sangre.

El Dr. Michael Howard, jefe cirugía cardíaca Clínica Alemana y Hospital Militar de Santiago, explica que es frecuente que la estenosis aórtica sea una enfermedad degenerativa del paciente adulto mayor. “Esto se debe a que la válvula se va calcificando y los velos que al principio son muy delgados y muy finos, capaces de abrirse y cerrarse; con el tiempo se van volviendo rígidos”, detalla.

La reparación valvular permite que el cirujano pueda reparar la válvula defectuosa sin usar partes artificiales. Si la válvula es reparada, el cirujano puede separar los velos que estén fusionados, cocer los velos rotos, o reformar otras partes (cuerdas tendinosas, músculos papilares o el anillo de la válvula).

Si la válvula no se puede reparar, el cirujano extirpará la antigua y coserá una nueva con el anillo de la vieja válvula.

 

Reparar v/s Reemplazar
Ante una insuficiencia valvular mitral, la cirugía ideal es la reparación, técnica estandarizada que todo cirujano cardíaco debería ser capaz de realizar con buenos resultados. La gran ventaja en comparación al reemplazo, es que mantiene las estructuras cardíacas y el soporte que necesita el ventrículo; de esta manera la función del corazón se mantiene lo más normal posible.

Cuando se realiza el reemplazo valvular, el sacar parte de los velos y del aparato que sujeta a la válvula mitral, daña indirectamente la estructura del corazón. Debido a esto, los resultados a largo plazo, a pesar de dejar una válvula continente y que no filtra, son inferiores.

El tener una prótesis, sea mecánica o biológica, tiene complicaciones que no deben ser pasadas por alto: Si es mecánica, hay que seguir un tratamiento de anticoagulación por el resto de la vida, lo que conlleva complicaciones; en cambio, la prótesis biológica, si bien no requiere anticoagulación, significa riesgos que no existen cuando hay una reparación valvular.

  La vida después de una reparación valvular es muy superior al caso anterior, y comparable a la vida normal que tendría una persona si no se hubiese enfermado, siempre y cuando esta intervención se haga a tiempo las expectativas de vida disminuyen.. (es contradictorio, dice que si se opera quedara regio, pero dp de que las expectativas de vida disminuyen…entiendo la idea pero esta mal redactado)

La válvula mitral puede, al igual que la válvula aórtica, enfermarse por estenosis. Cuando recién se están fusionando los velos y el tejido continúa dúctil, puede repararse la válvula o realizar una balonplastía, para reabrirla.

Por otro lado, lo más interesante de la válvula mitral, es que cuando esta se hace insuficiente, los velos conservan su flexibilidad y cierta característica, es posible repararla y devolverle al paciente una expectativa de calidad de vida similar a la que tendría con una válvula casi normal.

Dentro del quirófano
“La decisión entre reparación o reemplazo se toma antes de la operación. En la mayoría de los casos es posible ver exactamente qué es lo que está fallando de la válvula y si eso es susceptible a ser reparado o no, a través de una ecocardiograma”, detalla el especialista.

La cirugía de reparación es muy buena y tiene una mortalidad peri operatoria en manos experimentadas de menos del 1%. Es una cirugía que en forma aislada tiene muy buenos resultados, recuperación y expectativas.

De todas maneras, el Dr. Howard explica que en general, asociados a la reparación valvular en si, no hay complicaciones muy específicas. Pero, al ser una cirugía cardíaca mayor, que requiere circulación extracorpórea, tiene todas las complicaciones que esto conlleva. “Hay que hacer una incisión en el pecho, que puede ser mínimamente invasiva, pero de todas formas hay que conectar al paciente a la máquina de circulación extracorpórea, mientras se interviene dentro del corazón. El resto de las complicaciones dependerán de las características del paciente”, explica.

Cuando se realiza esta cirugía a una persona joven, sana y sin otros problemas más que su válvula mitral que filtra; los riesgos de complicaciones son mínimos y la recuperación es máxima. En cambio, un paciente de 80 años, con la válvula mitral enferma, con diabetes, falla renal y tiene enfermedad en las coronarias; los riesgos aumentan.

Para evitar mayores complicaciones y trauma quirúrgico, actualmente se pueden usar incisiones alternativas mínimamente invasivas; como al realizar una incisión bajo la mama, con la que se evita abrir el esternón y sólo se separa entre las costillas.

Pos operatorio
El doctor especialista debe tener presente que es mucho mejor un buen reemplazo, que una mala reparación. Cuando se decide realizar una reparación sea valvular o aórtica, en general se tiene una vida normal, sin anti coagulantes, solamente tomando una aspirina infantil al día, y sin mayores cuidados. Una vez recuperado el paciente de la intervención misma, puede comenzar a hacer su vida normal, incluso actividad física, pero no es recomendable practicar deportes competitivos.

Cuando es imposible reparar una válvula y hay que reemplazarla por una prótesis, hay que tener en cuenta al paciente, con su estilo de vida, y qué prótesis para qué paciente.

“Hay prótesis mecánicas que son muy buenas, cuya gran ventaja es la durabilidad, pero la mayor desventaja es que el paciente deberá, obligatoriamente, hacer cambios importantes en su calidad de vida, como tomar anticoagulantes todos los días, seguir este esquema de anticoagulación que a veces va cambiando de un día a otro, y controlársela. Y a pesar de realizar todo esto, es posible que le suba o le baje el nivel de anticoagulación”, explica el cardiólogo.

Éste es un tratamiento bastante demandante del punto de vista de la preocupación del enfermo, ya que a veces ciertas comidas afectan la anticoagulación, como cuando se toma más alcohol o se comen más verduras verdes, ensaladas, frutas, etc. El especialista cuenta que el riesgo está en que si no se está suficientemente anticoagulado, la válvula mecánica puede formar coágulos; y si se está demasiado anticoagulado, se puede sangrar espontáneamente de cualquier lado, ya sea del cerebro, del tubo digestivo, entre otros.

Debido a esto, se prefieren las válvulas biológicas, porque las de última generación tienen una durabilidad mucho mayor, de 25 años o más. Entonces, ha cambiado la perspectiva, porque actualmente se usan estas válvulas en pacientes jóvenes; ya que antiguamente, si el paciente era menor de 70 años se le reemplazaba por una válvula mecánica, y si era mayor, por una biológica.
En cambio, frente a un paciente de 40 años se conversa cuál es su estilo de vida, qué es lo que quiere, qué le gusta hacer, cuánto cambiaría sus hábitos de vida por una válvula mecánica; o si prefiere una válvula biológica, sabiendo que en 20 años más tendrá que volver a operarse.

Toda persona que ha sido sometida a cualquier intervención al corazón y sobre todo en el caso de la válvula, sea una reparación o un reemplazo, debería chequearse periódicamente con su cardiólogo o cardiocirujano, y hacerse un ecocardiograma al menos una vez al año. De esta forma, se puede monitorear la reparación valvular, que debiera mantenerse bien por muchos años; o percatar si es que la válvula biológica ha presentado algún tipo de rigidez en sus velos.

 

CUADROS:

LA VIDA DESPUÉS DE…

1. Control con su médico y cirujano
2. Si recibió una válvula mecánica, debe estar atento a la anticoagulación y sus eventuales complicaciones.
3. Cada vez que se tiene una válvula artificial se deben tener ciertos cuidados, lo más importantes son el protegerse de las infecciones dentales. Ya sea mecánica o biológica, la personas que tienen estas válvulas deben recibir antibióticos antes y después de algún procedimiento dental. Porque se liberan ciertas bacterias a la sangre, las que pueden llegar a instalarse y producir una infección de la prótesis. Y como son artificiales y ajenas al organismo, no se defiende la infección, lo que produce una endocarditis (infección de la válvula).

 

CUIDADOS ESPECIALES

Debe proteger la válvula reparada o reemplazada de la endocarditis infecciosa:

- Dígale a su doctor y dentista que usted ha tenido una cirugía de válvula cardíaca.
- Cuídese bien. Llame a su médico ante síntomas de infección (dolor de garganta, malestar general del cuerpo, fiebre).
- Cuide bien sus dientes y encías. Visite al dentista regularmente.
- Tome antibióticos antes de someterse a cualquier procedimiento que pueda causar sangrado (trabajo dental, pruebas invasivas, algunas cirugías). Consulte con su médico sobre la dosis y el tipo a seguir.
- Consulte a su cardiólogo para las visitas regulares (por lo menos una vez al año).

 

DESTACADOS

Cuando se realiza esta cirugía a una persona joven, sana y sin otros problemas más que su válvula mitral que filtra; los riesgos de complicaciones son mínimos y la recuperación es máxima.

“Hay prótesis mecánicas que son muy buenas, cuya gran ventaja es la durabilidad”.

El doctor especialista debe tener presente que es mucho mejor un buen reemplazo, que una mala reparación.

 

Lo dijo el especialista:A más del 80% de los pacientes mayores de 60 años se les pone la válvula biológica de pericardio bovino y les dura el resto de la vida. 
 

Auspiciadores

Calculadora IMC

Sochicar


Esta Página fue Desarrollada con
el Apoyo de MSD Chile