El Stent

Este tubo diminuto que se coloca dentro de una arteria, ayuda a corregir la estrechez provocado por la ateroesclerosis, dejando que la sangre fluya dentro de éstas y evitando que se produzca angina de pecho o infartos agudos al miocardio.

FORMATO DE CUADROS:

 

¿Qué es?

El stent es una malla de alambre, acero o metal que se introduce en las arterias coronarias para mantenerlas abiertas y permeables, después de un procedimiento destinado a abrirlas cuando se han obstruido producto de la enfermedad coronaria que tapa las arterias en forma progresiva o relativamente brusca, como por ejemplo en el infarto agudo al miocardio

Existen dos tipos de stent: con y sin drogas. Los primeros, también conocidos como recubiertos o liberadores de fármacos, liberan lentamente la dosis exacta de fármaco, lo que contribuye a prevenir la reestenosis, o sea limita el exceso de crecimiento de tejido dentro de la arteria.

Además, según explican los especialistas, no hay un número máximo de stent implantados en un paciente, pero si se ponen más de tres en un mismo acto, es mejor pensar seriamente en que la opción del cirujano es mejor.

¿Cómo?

El Dr. Chamorro, cardiólogo de la Clínica Santa María, explica que el stent se introduce mediante una angioplastía que no requiere anestesia general, sólo local en la arteria radial de la muñeca. “El paciente está conciente durante el procedimiento y no suele tener molestias, aunque es posible sentir un poco de dolor cuando se infla el stent; y una vez implantado, normalmente tampoco se siente”, comenta el especialista.

Una vez que se le da el alta al paciente, se le medican antiplaquetarios y aspirina, y se le aconseja un estilo de vida nuevo, como por ejemplo, seguir una dieta que le reduzca el colesterol y le controle todos los factores de riesgo coronario.

También, se recomienda dejar de fumar, si es que lo hacía, ya que cada vez que una persona consume un cigarrillo, su arteria coronaria se aprieta, lo que puede provocar un espasmo coronario que le causaría un trombo.

Duración

Los especialistas esperan que el stent dure el resto de vida del paciente, sin embargo aún no se sabe qué ocurre con ellos a largo plazo, razón por la que está en estudio. “Pero si involucramos las complicaciones, la reestenosis alcanza su máximo a los seis meses, por lo que a partir del cuarto se deben realizar estudios de isquemia”, explica el Dr. Chamorro.

Luego del sexto mes, se produce un efecto contrario: disminuye la reestenosis que se pudo producir hasta este momento, y hay una expansión. Después de cuatro años, estudios han demostrado que puede empezar a progresar una reestenosis tardía de los stent.

Complicaciones

Un caso excepcional de complicación es la reacción inmunológica en contra de este cuerpo extraño que se ha insertado, pero en general son casos muy excepcionales.

En el 15% de los stent tradicionales, se corre el riesgo de que se produzca un exceso de cicatrización del tejido alrededor de la malla de metal, lo que determinará una reestenosis. Gracias a los stent con droga, la probabilidad de que ocurra disminuye a un 10%.

Otra posible complicación es la aparición de un coágulo, producido por el daño en la arteria que provoca el implantar el stent, durante la fase aguda, ya que al ser estimulada la arteria, se favorece la producción de trombosis; por lo que hay que evitarlo con el uso de drogas antiplaquetarias potentes.

Pero la complicación viene dada por el abandono del tratamiento antiplaquetario que se requiere. En el caso de los stent tradicionales, estos necesitan dos meses de medicación; en cambio aquellos con droga, en general un año, por lo que si el paciente deja de cuidarse con los medicamentos, corre el riesgo de hacer un infarto.

 

Calculadora IMC

Sochicar


Esta Página fue Desarrollada con
el Apoyo de MSD Chile